octubre 22, 2018

Trump y el capitalismo salvaje

Trump y el capitalismo salvaje

Por Toño García

En días pasados el presidente de Estados Unidos Donald Trump  por medio de su secretario de comercio Wilbur Ross, anuncio que impondrá a partir de la 00:00 del 1ro de junio medidas arancelarias a la importación de 25% al acero y 10% al aluminio a los países de la unión Europea, Canadá y México. Esta medida se da dentro del marco de plena negociación del TLCAN entre México, Canadá y los Estados unidos.

¿Cuál es el fondo de esta medida en plena negociación del TLCAN?

Aunque ustedes no lo crean  esta medida tiene que ver con el rescate económico y productivo del propio pueblo estadunidense desde la visión del partido republicano y aplicado en la figura capitalista de éxito empresarial de Donalt Trump (con este fundamento gano las elecciones en su país) quien, busca materializar la recuperación económica del pueblo norteamericano mediante el fortalecimiento de su mercado interno, para ser más claro “activar la economía desde el autoconsumo o consumo final entre estadunidenses y no depender de la importación con otros países para consumir”. Con esta medida limita y expone la importación a un costo diferente, pues la ganancia no será la misma y obliga a cambiar el precio de todo lo que tenga que ver con el uso del aluminio y acero, obviamente implica a que el empresario no baje su ganancia o lucro bajo  ninguna consideración.

Los analistas económicos ultraconservadores fundamentan esta medida como una agresión comercial, un acto salvaje que merma y debilita la relación comercial entre los diferentes países que importan acero y aluminio a este país; aquí esta lo perverso y salvaje del capitalismo a la mexicana.

Cuando se inicia el TLCAN México, en el sexenio del innombrable, era considerado un país en vías de desarrollo o “una economía emergente”, hoy México con base a los números económicos de importación empieza a dejar de ser una economía emergente y aunque ustedes no lo crean está a un paso de ser y considerarse el comercio mexicano como fundamental en el intercambio comercial en el mundo. Aquí está el fundamento que hace cuestionar a Donald Trump el tratado de libre comercio con México y que fundamenta la siguiente pregunta ¿en dónde está el dinero que por más de 20 años entro a México por la vía del TLCAN considerando en su momento a nuestro país como economía emergente dándole consideraciones para impulsar su desarrollo comercial basando en este criterio la primer negociación del TLCAN?

Los capitalistas mexicanos, los empresarios del acero u aluminio o como le quieran llamar “no van a perder un solo peso por la implementación de esta medida, por tanto, es más factible subir los costos relacionados al acero y al aluminio para mantener intactas las ganancias” y esto impacta en la economía de todos, ejemplo, en los artículos que tengan empaque de aluminio.

La información u analistas conservadores nunca comentaran “el bien que intenta hacer Trump activando su mercado interno para el bien material de su pueblo”, tampoco “porque si el libre comercio intenta una búsqueda global en costos de su materia prima, esta búsqueda no se refleja en salarios” algo que ya exigió Canadá a México, “no se puede vender y consumir Coca-Cola si no hay salario para consumir Coca-Cola”

Con esta medida Trump exhibe al capitalismo rapaz mexicano, la incapacidad del gobierno para gobernar y buscar el equilibrio entre todos los sectores productivos y de paso exhibe a las transnacionales que prefieren compartir en la corrupción una parte de los millones que se generan y no invertir en seguridad social, desarrollo sustentable, o en más empresas nacionales  que permitan generar más riqueza en el pueblo de México donde hoy nuevamente Trump reafirma el capitalismo salvaje que tenemos en nuestro país.

 

 

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario