diciembre 12, 2019

¿Qué pasará en MORENA?

¿Qué pasará en MORENA?

Por Toño García.

Después de acordar al interior del partido la convocatoria para renovar las dirigencias nacionales y estatales, donde solo militantes afiliados hasta noviembre de 2017 participarían en las asambleas para elegir a los consejeros del partido, quienes a su vez elegirían a las nuevas dirigencias; el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación anuló el proceso de elección interna de este instituto al considerar que “el padrón no era confiable” y ordenó actualizar su padrón hasta agosto del 2018.

De entrada este choque entre MORENA y el TEPJF, también confronta la visión del presidente de la Republica Andrés Manuel López Obrador quien pretende desde la cuarta transformación “hacer del derecho una forma de vida para el país”, con el partido que lo llevó al poder, pues, el hecho de no considerar a el artículo 35 y 41 constitucionales como forma de vida al interior de este instituto, exhibe a las cúpulas del partido que no consideraron el derecho de cualquier ciudadano para afiliarse, poder votar y ser votado, usando como instrumento para ejercer a plenitud la democracia, en este caso, al partido MORENA. Quien invocó este derecho consecuencia de las decisiones cupulares de este partido ¡le asiste la razón!

Desde mi punto de vista el espíritu de MORENA surge desde el 2006 en el llamado fraude electoral donde Felipe Calderón Hinojosa triunfa sobre AMLO bajo circunstancias de polarización y confrontamiento auspiciadas por el estado. Sentir el descontento social y ver una generación perder la oportunidad de un nuevo gobierno, dio como clímax y encause la toma de paseo de la reforma, donde todo este descontento social que en muchos casos estaba dispuesto a todo para cambiar las condiciones políticas del país, terminaba encausándose de manera pacífica y sin violencia con la llamada “presidencia legítima”.

Lo que pasó a ser la toma pacifica de la avenida más emblemática del país, daría paso a concientizar al pueblo, quien empezó a organizarse, a caminar para informar las condiciones miserables del país consecuencia de una política neoliberal, a usar tiempo, dinero y esfuerzo para organizarse y crear comités de base con dos encomiendas fundamentales “cambiar la vida pública de México y llevar a la presidencia de la república a AMLO”. Este movimiento iba a la par de acciones como la violencia o la corrupción como forma de vida y ejercicio común de los gobiernos anteriores, en lo que a la larga se convertiría en el MOVIMIENTO DE REGENERACION NACIONAL.

Por otra parte, es entendible el fundamento de “los llamados puros” si usamos como base para acotar la participación de nuevos actores en el partido por medio de su afiliación el elemento anterior, si funciona y sirve para cuidar el ideal u origen del partido, donde solo los fundadores tenían el derecho a decidir ¿qué sigue en MORENA?

Ahora bien, es una realidad que el momento que vive el país MORENA es un lastre para la vida pública de México que no aporta nada a la llamada cuarta transformación, con sus honrosas excepciones, es un hecho que en su transformación de movimiento a partido, ha sido usado ágilmente por expertos vividores del poder público que solo buscan la posición que da un puesto de elección popular, donde no solo no aportan nada a la llamada cuarta transformación si no que parece viven de ella, ejemplo a modo de pregunta ¿la segunda ciudad más importante del país, Toluca capital del EdoMex,  gobernada por el expanista Juan Rodolfo Sánchez Gómez merece como prioridad una feria de caballos ante hechos de inseguridad, feminicidios y pobreza que vive la ciudad de parte de un gobierno emergido de MORENA?

MORENA no es ajeno en su vida interna a la compra de votos, el soborno, la manipulación o el chantaje como medio para forzar la negociación, tampoco se necesita ser ingenuo para entender históricamente en este país que muchos movimientos transformadores son aniquilados por la compra de conciencias, el ejemplo es claro “la desaparición de la izquierda con la extinción del PRD”.

¿Se pondrán de acuerdo al interior de este instituto político para crear fortalezas o se despedazarán entre sus miembros? ¿Renunciará el presidente de la republica a este partido para evitar que se cuelguen de su imagen a costa de victorias electorales como lo hizo en el PRD? Nadie lo sabe, pero la pregunta principal está en el airé ¿Qué pasará en MORENA?

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario