febrero 22, 2020

¿Por qué no quieren el INSABI?

¿Por qué no quieren el INSABI?

Por Toño García. 

 

“El Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) es un organismo descentralizado de la Administración Pública Federal, con personalidad jurídica y patrimonio propio, sectorizado en la Secretaría de Salud. El INSABI tiene por objeto proveer y garantizar la prestación gratuita de servicios de salud, medicamentos y demás insumos asociados a las personas sin seguridad social, así como impulsar, en coordinación con la Secretaría de Salud en su calidad de órgano rector, acciones orientadas a lograr una adecuada integración y articulación de las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud.”

Este instituto es solo una parte de lo que implica hacer realidad en nuestro país el concepto de salud, consagrado para su interpretación y ejercicio pleno en el artículo 4to. Constitucional de nuestra carta magna.

Hablar del concepto de salud humana es reconocer que para lograr tal fin de manera integral implica considerar todo el entorno donde se desarrolla el ser humano; vivienda, ropa, calzado, alimentación, en el caso de las ciudades desarrollo urbano, trabajo, sexualidad, cultura, diversión, educación, medicina, en fin. Es tener, contar, acceder, satisfacer las necesidades de vida para la plenitud del desarrollo humano en todos sus rubros de manera armónica y equilibrada.

¿Cuántas personas viven cerca de un parque, una escuela, un hospital? ¿Qué tipo de alimentación llevas a diario? ¿Tienes equilibrio entre tus satisfactores personales como lo es el trabajo, la educación, la diversión, la sexualidad e incluso en la espiritualidad?

Lo primero que tenemos que reconocer como sociedad es que “no tenemos una cultura de prevención en salud prácticamente en ningún rubro”, lo anterior, es reflejado en todas las enfermedades que aumentan día a día derivadas de algún desequilibrio, en algunos casos mal congénito, del aparato circulatorio, respiratorio, digestivo, embarazos no deseados y hoy gracias a la modernidad enfermedades psicológicas y psicosomáticas.

Para ser más claro “prácticamente todas las enfermedades del ser humano son consecuencia directa de la forma de vida sin armonía, por excesos, en desequilibrio, por mala alimentación y de la competencia misma que se genera entre el ser humano por sobrevivir” que se transforma en problemas cardiacos, metabólicos, respiratorios, psicológicos, etc. Estos problemas al no ser tratados de origen requieren ser cuidados por un especialista médico y tecnología de punta; esto tiene un costo elevado.

Ahora bien; la falta de salud integral ya tiene un impacto directo en toda la población desde la niñez hasta la senectud y por consecuencia todos estamos expuestos a usar de manera reactiva y en cualquier momento a un médico, una consecuencia de la falta de salud integral.

En promedio somos 130 millones de mexicanos, de los cuales 69 millones no tienen acceso a ningún sistema de salud formal, y si consideramos ¿Cuánto cuesta en este momento al estado pagar por la salud en sus sistemas actuales de atención médica por cada ciudadano en enfermedades que requieren atención de primer nivel y cuánto cuesta pagar la salud de un ciudadano con una enfermedad especifica que requiere alta especialidad?

Aunado a esto, próximamente seremos en México más de 20 millones de adultos mayores que requerirán al menos un geriatra, disciplina de alta especialidad, sin contar los nuevos ciudadanos por nacer en nuestro país.

Gobiernos de origen PANISTA y PRIISTA han manifestado “no desaparecer el seguro popular para no adoptar el nuevo modelo INSABI”, básicamente, porque implica aportar más dinero de parte de las entidades federativas al rubro de la salud para lograr la gratuidad plena en los tres niveles de atención, que, en contradicción directa al gobierno federal, parece atienden la recomendación de organismos internacionales que sugieren bajar costos en el rubro de la salud por ser una responsabilidad netamente personal y no pública.

Hay que reconocer la responsabilidad de todos para mejorar la salud integral de todos y también reflexionar como seres humanos cual debe ser la tendencia del gasto de los impuestos para los rubros más importantes que impacten en el bienestar de todos, por lo pronto la duda es clara ¿Por qué no quieren el INSABI?

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario