septiembre 21, 2019

¡Mujeres!

¡Mujeres!

Por Toño García.

Quizá en una sociedad saludable en todos los sentidos los hombres tendríamos que cantar “mujeres lo que nos pidan podemos, si no podemos no existe y si no existe lo inventamos por ustedes” del canta autor Ricardo Arjona, o tal vez, “Porque yo a donde voy hablaré de tu amor como un sueño dorado, y olvidando el rencor no diré que tu adiós me volvió desgraciado” del inmortal José Alfredo Jiménez; en un mismo sentido la mujer le cantaría al hombre, aquí desconozco de alguna canción propia para dedicar a un hombre, pero, si quiero decir que ambos tendríamos que estar enamorados uno del otro sin machismo ni feminismo.

En días pasados diversas manifestaciones organizadas por diversos colectivos y grupos feministas en diferentes puntos de la república mexicana mostraron su descontento por la llamada “violencia de género” que vive día con día la mujer en sus diversas formas, como son el acoso sexual, violencia física, violencia psicológica, maltrato emocional, inseguridad, feminicidios y toda aquella forma que denigra la integridad de la mujer.

Sin embargo, como secuelas de estas manifestaciones quedaron para el análisis los excesos radicales de algunas manifestantes, que también se viralizaron en redes sociales, como son “una foto de una jovencita mostrando los pechos a una balla de policías anti motines y retándoles para ser detenida”. “una joven en video reclamando exageradamente y con violencia emocional a la jefa de gobierno de la CDMX Claudia Sheinbaum”, “mujeres encapuchadas destrozando alguna estación del Metrobús de la CDMX”, “mujeres grabadas reclamando a los policías de violencia que viven y literalmente retándolos a que se atrevieran a tocarlas mostrándoles sus sensuales cuerpos”, pintas y destrozos a diversos monumentos históricos, edificios y vía pública.

No dudo que en diferentes manifestaciones existan “halcones” mandados por alguien con el fin de desvirtuar el motivo de la protesta cualquiera que fuere el motivo, tampoco dudo que los excesos estén preparados para realizarse de diferentes formas con el fin de causar miedo y pánico, y en ello desacreditar el ideal del objetivo, hoy veo muchas cosas que se tienen que escribir consecuencia de estas manifestaciones.

Imagínate “a una mujer que es golpeada y desgarrada de sus vestiduras para obligarle y forzar el coito por un hombre”, “a una mujer que es manoseada o que se dirigen con un lenguaje obsceno y morboso en el transporte público”, “a una madre que no le dan alimento o pensión para sus hijos”, “a una hija golpeada por el padre o por el novio”. Ahora imagínate “un comercial de T. V. donde te vendan una cerveza saboreada por una mujer guapa en bikini”, “un hombre con cuerpo estético anunciando que esta a tus pies consecuencia de usar “x” producto de belleza para la mujer”, lo anterior en diferente medida se llama violencia.

Es comprensible que el nivel de frustración generado por todo lo anterior se convierta en una catarsis violenta, no dudando que las mujeres que se atrevieron a realizar semejantes desmanes hayan sido violentadas de alguna manera o de otra y por tanto es comprensible el “hijo de tu perra madre, cobarde, puerco atrévete a tocarme” hacia cualquier autoridad.

Mientras no comprendamos que los seres humanos tenemos un rol funcional en la vida y que nos complementamos unos a otros para poder vivir naturalmente seguirán estos brotes de violencia de la mujer hacia todos. No se trata de reconocer quien es mas capaz, mas inteligente o mas fuerte, se trata de reconocer que la mujer es protectora natural de la vida y el hombre es proveedor, ¿qué sociedad tendríamos si tuviéramos la participación formativa de la mujer en la formación del ser humano de los 0 años hasta los 9 de edad?

Lo peor de todo lo anterior es que la señal directa de estos acontecimientos no son un llamado de atención a la sociedad que es parte y tolera el consumismo sexual que violenta al hombre y a la mujer, tampoco se hace un llamado o alerta a toda la autoridad para mitigar el problema del machismo y feminismo, se esta usando el tema para seguir generando competencia entre ¿quién puede más?

Desde ya y con rango de ley es obligación del estado ocupar 50% de plazas laborales sus plazas al servicio publico por mujeres, esperando que esta medida genere un impacto distinto en la sociedad hacia ellas, aunque el estado no ha reconocido en términos biológicos la función de la mujer en el ser humano en la actualidad, y por tanto solo le basta reconocer un mes antes del parto para cuidarse y cuidar el producto de su vientre y cuarenta días después de nacer su bebe, marginando en ello la educación que solo la madre por naturaleza puede dar a un ser humano ¿comprendes por que hay tanta violencia en todos los rubros de la sociedad? Parte de la contestación a la respuesta se llama ausencia de las ¡Mujeres!

 

 

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario