agosto 18, 2018

AMLO no es el Catón de Útica en Roma, sólo  es motivo de las circunstancias

AMLO no es el Catón de Útica en Roma, sólo  es motivo de las circunstancias

 

Por: José Oscar Valdez Ramírez

Es la respuesta a administraciones de corrupción y de impunidad de una nación que ya tocó fondo.

Nacido en 95 a.C, Marco Porcio Catón, ‘El joven’ era llamado así precisamente por lo mucho que recordaba su carácter al de su bisabuelo, Catón ‘El viejo’, un hombre nuevo considerado incorruptible, austero, patriota y defensor de recuperar las tradiciones de Roma más antiguas. Ambos, no en vano, han pasado a la historia como personajes severos y antipáticos que se opusieron a dos figuras de gran popularidad en su época Julio César contra El Joven y Cornelio Escipión contra El Viejo.

Así, fue durante la campaña de África cuando comenzó su enemistad con Escipión El Africano, el gran héroe en la guerra contra las huestes cartaginesas de Aníbal. Catón reprochaba al general la inmensa cantidad de dinero que gastaba y lo puerilmente que perdía el tiempo en las palestras y los teatros, a lo que El Africano solía responderle que contara las victorias, y no el dinero.

Catón no participó en la batalla de Tapso, puesto que su papel en la guerra se limitó a la tarea secundaria de defender la ciudad de Útica, pero tuvo rápidamente noticias del desastre. Julio César los venció, el senador, que se había negado a afeitarse y a cortarse el pelo desde que había comenzado la guerra, se retiró a sus aposentos a leer el libro Fedón, una obra filosófica sobre la inmortalidad del alma escrita por el griego Platón y, sin abandonar la lectura, se clavó su espada en el estómago.

Para ruina de la teatralidad, Catón El Joven sobrevivió a la grave herida. En contra de su voluntad, un médico le limpió y vendó a tiempo. Sin embargo, en cuanto volvieron a dejarle solo se abrió las vendas y los puntos y empezó a arrancarse las entrañas con sus propias manos. Murió a los 48 años sin conceder a Julio César la ocasión de que éste le ofreciera su famosa clemencia. En este sentido, cuando César conoció la noticia del suicido de Catón exclamó con ironía: Catón, a regañadientes, acepto tu muerte, como a regañadientes hubieras aceptado que te concediera la vida.

Así acabo Catón, el romano fanático que prefirió arrancarse las entrañas antes que rendirse a Julio César.

En México, el discurso de Andrés Manuel López Obrador es catonés contra la corrupción, contra los lujos… contra el despilfarro, para los candidatos… la figura de AMLO, está enfermo, está loco, no tiene discurso, es un ladrón, no va a ganar y unas bravatas de cantina de que el fraude del Edoméx se volverá a repetir, cuando no se toma en cuenta que el país no es el Estado de México.

En el Estado de México se compró la elección, Higinio Martínez se vendió que es jefe del grupo de Delfina Gómez  -de ahí desarticularon todo-, ahora las encuestas y los números nada más no les dan para vencer a López Obrador, Juan Zepeda jugó en contra de Morena y a la comparsa del PRI, eso ayudó al PRI, en Edoméx se la deben, eso en las elecciones del Edomex… aunado a la negociacion de Martínez Miranda, pero esas condiciones no se dan en la elección federal salvo que las instituciones electorales son y sirven al Revolucionario Institucional.

Los escándalos de Ricardo Anaya Cortés que destapó el PRI alejó al PAN de ganar, reventando al PAN desde la salida de Margarita Zavala, El Bronco -el candidato del PRI- por más intentos que hace de agredir a Andrés Manuel tampoco levanta, José Antonio Meade del PRI nunca se desligó de su mentor Luis Videgaray ni de su jefe Enrique Peña Nieto… en el pecado lleva la penitencia.

Todos ven en José Antonio Meade la continuidad de esta fatal administración, donde nadie hace caso a Peña Nieto hasta que pasa por el filtro de Videgaray; es el amo y señor del tablero de ajedrez político, pone y quita peones, los corona, hace enroques… en fin, su santa voluntad, con la complacencia de un minado Enrique Peña que no entiende que el que sea el próximo Presidente de México tendrá que enfrentar un proceso penal, por los actos de sus subordinados.

Flaco favor le hicieron a José Meade -lo usaron-, al PRI lo deshicieron con una administración de Clavillazo (Ochoa Reza) el señor de los taxis; el que cobró su pensión en CFE -el cuate de Videgaray-, Emilio Lozoya Talman no está en prisión porque lo protege Videgaray, los puentes de comunicación que ha tendido con López Obrador son una acción desesperada de una elección que desean anular.

Mermada la credibilidad de los árbitros tanto del Instituto Nacional Electoral (INE) como del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) sienten que si llevan el barco de la elección a ese puerto pueden ganar, este escenario se puede dar solo sí, no votan más del 50 por ciento del padrón, pero… ¿realmente AMLO es un peligro?

En estos momentos en Tamaulipas, Baja California Norte y Sur, Aguascalientes, Chihuahua, Veracruz, gobernados por el PAN la violencia no cesa; en Guerrero, en el Estado de Mexico, Oaxaca, Colima gobernados por el PRI no se salvan; en Tabasco, Michoacán y la Ciudad de México del PRD no cantan mal las rancheras; en Chiapas mejor ni hablamos al igual que en Quintana Roo, así las cosas… ¿De dónde sacan que AMLO es un peligro?

La Estafa Maestra, Oderbretch, Ohl, la Casa Blanca, el Socavón, ahora el Aeropuerto de la Ciudad de México -que ya salió a decir la Auditoria Superior de la Federación (ASF) que hay anomalías-, ¿no que muy honrados? Podrán decir que ahora sí van a hacer las cosas bien, eso dijo el PRI después de la decena trágica pérdida del PAN que sólo sirvió para crecer el narcotráfico y la corrupción.

El mejor motivo para no votar por el PAN es la Estela de Luz de Paseo de la Reforma, que se conoce como ‘La Estela de Pus’, darle un voto al PRI es estar de acuerdo con los exgobernadores ladrones, votar por el PRI es estar de acuerdo con la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que responde al Presidente de México y no al pueblo de México.

Votar por el PRI es darle un voto a Aurelio Nuño -el empleado de Carlos Salinas- para seguir saqueando a la educación en contubernio con Juan Díaz, colgándole el San Benito a la maestra Elba Esther, eso representa el PRI la continuidad de esta cueva de bandidos, Pepe Meade no se quita esa lápida, no rompe con ellos, es parte de lo mismo porque no ha demostrado que desea impartir justicia, no se ha pronunciado contra esta administración, no se desmarca, así sólo nos queda un cambio o una continuidad.

Los que se pronuncian por la continuidad son los ricos, los que cobran en el sistema, los empleados, los que hacen negocios con el gobierno, los aviadores, pero los que trabajan en las micro empresas, los que sufren la corrupción de los inspectores los que levantan un acta y el MP o fiscal les piden dinero para hacer justicia, donde los jueces son al mejor postor, donde los ministros hacen bisnes, donde los gobernadores son ‘Tlatoanis’ escoltados por hombres armados… ¿miedo a qué?

Decir que José Meade es el cambio, es un insulto, defiende a Peña, no se desmarca de Videgaray y tiene como su coordinador a Nuño -el ahijado de Salinas-, por eso no pueden bajar a Andrés Manuel, quien sin querer se convirtió en el Catón de Roma, representa la voz de los sin voz, el voto del hartazgo, el voto del cansancio, no es un voto de odio, no es un voto sin razón, es un NO a la continuidad.

Todos los cambios son buenos, el país ha tocado fondo, no hay justicia prevalece la corrupción… ¡la impunidad! López Obrador fue creado por las pésimas administraciones del PAN y del PRI, de haber hecho un excelente trabajo en estos momentos AMLO no existiría.

No es un voto al aire, es un voto al cambio, es un voto para exigir justicia, un voto para pedir que se acabe la impunidad, no podemos estar peor, ya tocamos fondo, sólo nos queda ejercer nuestro derecho, llenar esas urnas, mi voto es por el cambio no por la continuidad, no vivo del gobierno -lo he combatido en tribunales-, es el monstruo de mil cabezas que morirá el 1 de julio, y así como Fox fue una falsa expectativa, hoy es definitivo…  ¡No más de lo mismo!

Vendrán más escándalos, vendrán más ladrones… ¡pero otros! Otras caras, otros ‘new rich’, ya me cansé de los mismos, de los Gamboas, de los Deschamps, de los Isaías Cuevas, quiero otras caras, quiero un cambio si es para atrás lo combatiremos, no es un cheque en blanco.

México no merece más impunidad, clama agonizante un Estado de Derecho y justicia imparcial.

 

 

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario