junio 19, 2018

El Abrazo de Acatempan y el segundo debate Presidencial

El Abrazo de Acatempan y el segundo debate Presidencial

Por: José Oscar Valdéz Ramírez

El Abrazo de Acatempan es un acontecimiento de la Historia de México ocurrido el 10 de febrero de 1821, en el que los principales actores fueron Agustín de Iturbide, quien era el comandante en jefe del Ejército del Virreinato de Nueva España (cuyo gobierno estaba precedido por Juan Ruíz de Apodaca), y por Vicente Guerrero, quien era el jefe de las fuerzas que peleaban por la Independencia.

Acatempan es una población localizada en el municipio de Teloloapan, en el norte del estado de Guerrero, en México.

El abrazo de los candidatos fue algo histórico en este segundo debate, el formato muy acartonado y largo, pero sin duda el gran perdedor fue Ricardo Anaya Cortés, si Enrique Peña Nieto quiere resolver todo con decretos, Ricardo Anaya lo quiere resolver con propuestas, Andrés Manuel López Obrador la volvió a librar pensando que perdería, en este debate logró sobrevivir y le pega a Anaya en el tema que no pudo explicar con el texto de la revista proceso, y ese gesto de cuidarse la cartera permea en la población.

Anaya pierde en enfrentar a López Obrador -era enfrentar a Pepe Meade, el puntero va solo-, las encuestas dan a AMLO el 2° lugar en el debate, “más sabe el diablo por viejo que por Diablo”… Se chamaqueó a Ricardo Anaya, con ese gesto popular de esconder la cartera se lo comió, en esos temas del segundo debate el más conocedor era obvio Jose Meade -la nota hubiese sido romper con Peña-, en el tema Trump tuvo para desmarcarse pero no lo hizo.

En ese punto Anaya fue contundente: Un craso error bajarse los pantalones con Trump y seguir la estrategia de Luis Videgaray de seguir una relación con un Presidente de EE.UU basada en una relación con su yerno, eso es fatal.

En este debate el más experto era José Meade y, aunque sigue con su lenguaje elevado, es el más estructurado en los datos y en los números, si bien es cierto que agredió a Andrés Manuel, no hay tema directo que lo involucre.

Ahí el error de Anaya, el dedo en la llaga: Su familia no vive en México. Él mismo ha reconocido que sus hijos radican el extranjero, el reportaje de la revista proceso lo hunde. Fue evidente que su risa era de nervios, tiene una buena retórica, pero no es concreto, le da vueltas a las cosas.

El Bronco repite el discurso que dio en un Foro de Turismo, donde pone a su mamá como héroe, pero no da el contexto del cómo o qué hizo por él, para las mujeres tendrá mamitis y para los hombres será mandilón.

La estrategia de Ricardo Anaya le falló; López Obrador no es odiado, el odiado es Enrique Peña, pero erró la estrategia, Andrés Manuel ni se despeinó, se hizo a un lado y los dejó pasar, en términos beisboleros “le dieron base por bola”.

Hubo una coincidencia, el incremento de los salarios, si bien esto no le da puntos a José Meade para alcanzar el puntero logra el objeto del debate ganar el segundo lugar,  se ve más confiado, pues esos temas los domina, lo que sigue es tejer una estrategia que le dé oxígeno al PRI.

AMLO disfruta de ser el puntero y en este debate saco el colmillo, si bien El Bronco busca que se enganchen con él, nadie le replica nada pues sería darle juego y darle un ‘punch’ que no tiene, no lo quieren legitimar, El Bronco está ahí para quitarle votos a López Obrador  y a Anaya Cortés, ése es su trabajo, para eso lo metieron a la boleta.

La lealtad de Jose Meade hacia Peña Nieto y su mentor Videgaray es absoluta, ojalá le den la misma lealtad en reciprocidad, la campaña sigue su curso y Andrés Manuel representa el voto del hartazgo… el voto del cambio, por eso se ha empoderado; El Bronco no agrede a Peña, también respeta el pacto.

Los jóvenes universitarios en un ejercicio votaron por AMLO, se empoderó como el único que puede vencer al Revolucionario Institucional y Anaya equivocó la estrategia -el enemigo no es Obrador, el enemigo es el sistema-, AMLO se ha empoderado en las encuestas porque la gente lo ve como una opción de vencer al actual Presidente… ¡no más continuidad!

Después de este debate lo entenderá demasiado tarde.

Anaya cometió un error en su oratoria, no saber quién es el enemigo y explicar un tema es no conocerlo, -le falló la máxima en política: No se explica en oratoria, cuando no eres concreto no sirve tu discurso-.

Así el escenario, la elección será entre… ‘el sistema y AMLO’.

El voto será entre ‘el cambio y la continuidad’… a esa lectura nos llevan en estas elecciones.

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario